Fertilidad y Osteopatía

Que una mujer en edad fértil no pueda quedarse embarazada no es normal. Dicho de otra forma, se debe siempre a una disfunción de su cuerpo, y la consecuencia es que no permite albergar una vida.

Dejando claro la realidad de que siempre hay una causa, la función del osteópata es descubrir cual es el origen de la disfunción. Si nosotros metemos en una caja todo lo necesario para poder hacer un bebé: esperma, óvulos, hormonas… y lo dejamos 9 meses reposar, no sale un bebé. Porque todo lo anterior se tiene que relacionar entre sí de forma coherente, en tiempo y cantidad.

Hay que dejar bien claro que el origen puede estar en cualquier parte del cuerpo, y no obligatoriamente en el sistema ginecológico. De ahí que el tratamiento tenga que ser holístico, y que en la consulta se pregunten los antecedentes que puedan influir en el correcto funcionamiento del cuerpo. Lo más común es buscar relación con accidentes de tráfico, dolores de regla, cicatrices; incluso el parto de la paciente.

Hay veces que un ginecólogo les dice a algunas mujeres que todo está bien después de una revisión. Pero la relación entre las distintas estructuras puede no realizarse de forma correcta, y es ahí donde la osteopatía sí puede trabajar y mejorar, no solo en el funcionamiento de una víscera en concreto, sino en la reacción de esa víscera con todo el resto del cuerpo.